Compatibilizar tus proyectos de cineasta y trabajar a tiempo completo

 

Muchos cineastas quieren desarrollar sus propios proyectos, que se van convirtiendo cada vez en más ambiciosos desde que empezaron a crecer en el mundo del audiovisual. Aunque lo ideal es que tu trabajo sea tu propio proyecto, en ocasiones no es fácil llegar hasta allí y puede que necesites trabajar para otros hasta que consigas los recursos y el tiempo para sacarlo adelante. 

Pero, ¿qué trabajos desempeñan los cineastas cuando no están rodando sus propios proyectos? Y, ¿cómo lo compatibilizan para seguir avanzando en su camino artístico? ¿Qué les cuentas a tus padres sobre a qué te vas a dedicar cuando te dicen que del cine no se come?

Desde que terminé mi periodo formativo he estado pensando cómo abordar esta cuestión para mi trayectoria. Hasta entonces, había compatibilizado mis estudios universitarios con el desarrollo de mis proyectos personales: la creación de un portfolio, organizar el Meeting de cine, escribir guiones, etc. Cuando estudiaba llevaba muy buen ritmo, rodando varios cortos al año y desarrollando varios proyectos en paralelo. Para lograrlo, me organizaba muy bien y siempre priorizaba mi trayectoria profesional frente a los estudios. 

Al terminar los mismos estuve un año dedicándome solo a mis proyectos: escribí el libro Instinto Cineasta, abrí este blog, abrí mi propia empresa (la productora Talkoo Films), hice algunos trabajos de autónoma, preparé una subvención que me dieron para un cortometraje, terminé mi Trabajo de Fin de Grado, rodé fuera de España, rodé varios videoclips, etc. Sabía que tener la oportunidad de pasar un año dedicándome a mis proyectos era un privilegio que aproveché al máximo. Tenía esa posibilidad porque aún vivía con mis padres. En algún momento quería poder autosustentarme económicamente, sin embargo, no estaba dispuesta a que ello supusiese dejar de lado mis proyectos. 

Muchos cineastas se encuentran en esta misma situación, especialmente guionistas, directores y productores que quieren desarrollar sus propias historias. Compatibilizan sus proyectos con un trabajo, a veces fijo, a veces a tiempo parcial, o también de freelance. A continuación listo algunos de los trabajos a los que más frecuentemente se dedican los cineastas que conozco: 

Trabajos recurrentes: 

🎥 · Rodajes publicitarios: Muchos se dedican al sector de la publicidad, ya sean productores, directores, u otros técnicos. La mayoría de la gente que conozco cuando estudia en la escuela de cine quiere hacer ficción o series, pero a medida que se acerca el día de su graduación descubren la publicidad está muy bien pagada y con rodar varios días al mes tienes el mes hecho, lo cual no les parece tan mal. Pasan de pensar que la publicidad es a lo que se dedican aquellos “que no han llegado” a buscar activamente oportunidades en rodajes publicitarios, no sin el “miedo a que les encasillen” y ya no les llamen para trabajar en ficción. A varios directores de fotografía he escuchado contar que es difícil transicionar de trabajar en publicidad a ficción. Si queréis un artículo expandiendo esto dejádmelo en los comentarios. 

Los montadores aquí tienen un filón, especialmente en agencias creativas en montaje de contenidos para internet. 

📷 · Realizadores freelance / Fotógrafos freelance: puedes hacerte autónomo y comenzar a buscar clientes que te llamen para cubrir eventos, hacer vídeos para empresas, vídeos de bodas, videobooks para actores etc. La clave es hablar con agencias creativas, wedding planners, ir a eventos corporativos, escuelas de interpretación etc. para contar qué es lo que haces y te llamen. Eso sí, ten preparado tu portfolio para enseñar. 

🧟 · Equipo técnico en películas: especialmente para la gente de fotografía y producción, les llegan trabajos esporádicos que duran unas cuantas semanas para trabajar en largometrajes de ficción. En estos casos el trabajo es inestable y tienes picos de varias semanas sin dormir con meses en que no te llama nadie y vives de los ahorros. 

***Si quieres saber más sobre cómo dar los primeros pasos para adentrarte en la industria del cine, puedes descubrir más en la guía Instinto Cineasta: aquí.***

Trabajos fijos: 

🖊️· Copywriter creativos en agencias de publicidad / Redactores en publicaciones: los guionistas somos uno de los “especímenes” más diversos de esta industria con respecto a nuestro background académico. Algunos han ido a escuelas de cine o han hecho másteres de guión, pero casi nadie comienza una formación de guionista desde el principio: vienen del mundo del periodismo, de la publicidad, de escribir historias de narrativa, o de otros ámbitos académicos de humanidades diversos (filología, historia, filosofía, comunicación audiovisual, etc.). Por eso los guionistas muchas veces compatibilizan su ámbito artístico con trabajos relacionados con la escritura, como copis en agencias creativas, redactores en publicaciones, guionizan radio, etc.  

📐 · Diseñadores gráficos: bien como empleado o como freelance, algunos cineastas optan por aprender diseño gráfico o motion graphics para tener un ingreso adicional. Independientemente de los estudios que tengas, si eres capaz de manejar con destreza algunos programas de la suite de Adobe encontrarás trabajo. 

👩‍💼 · Trabajando en el departamento audiovisual de empresas grandes: trabajar haciendo vídeos para la marca de uso interno y externo, 

💪 · Equipo técnico en series y televisión: estos trabajos no se pagan tan bien como en las películas, pero quienes se dedican a esto tienen un horario prácticamente de oficina y la estabilidad en los ingresos suele ser bastante mayor que en los largometrajes, ya que mucha gente salta de serie en serie y algunas de ellas duran varias temporadas. Estás trabajando en ficción, lo cual es algo a lo que mucha gente aspira, independientemente de desarrollar sus propios proyectos. 

👨‍🏫 · Profesorado: Impartiendo clases en universidades o en escuelas, cursos sueltos, etc. puedes tener un ingreso estable. Un director que conozco con ya dos pelis a su espalda imparte cursos de marketing para actores, lo cual además de reportarle ingresos le mantiene en contacto con actores.

👩‍🎓👩‍🔧👩‍💼👩‍🎓👩‍💼 · Otros empleos: camarero, comisario de arte, etc. Otros empleos que pertenecen a otros ámbitos que por sus características horarias y de estabilidad laboral, te permiten dedicarte a aquello que te gusta.


Cuando comencé a trabajar de guionista en una productora, aún era freelance con lo cual tenía proyectos apalabrados antes de entrar a este trabajo. Estaba agotada porque trabajaba las 9 horas en la productora y después me dedicaba a los demás proyectos. En total trabajaba unas 15 horas al día de media. Casi no veía a mi familia ni a mi pareja y eso se estaba empezando a notar, aspecto que fue común a mis compañeros con quienes trabajaba, quienes también compatibilizaban sus ingresos con un trabajo de oficina. Esto se acentuaba especialmente porque nuestras parejas eran freelance, con lo cual se organizaban por su cuenta y pasaban muchas horas en casa. 

Fueron unos meses con mucho por hacer, pero poco a poco fui organizándome mejor y terminando los trabajos a los que me había comprometido. En ese momento pasé por una fase de burnout que me duró aproximadamente un mes y medio. En este tiempo aprendí que necesitaba priorizar los proyectos que más me importaban. Eso supuso, por ejemplo, rechazar participar en el cortometraje de una amiga con la que tenía muchas ganas de trabajar, pero no iba a poder dedicarle todo lo que me hubiera gustado para ese proyecto.

Cuando ya pude encauzar mis proyectos artísticos, aprendí que hay que dedicarle una constancia diaria. Las convocatorias de laboratorios, certámenes, residencias artísticas, pitchings, y otras muchas oportunidades, es constante. Dada su alta competitividad, has de tener preparados todos los materiales para enviarlos sin tener que preparar cada convocatoria de forma individual y poder maximizar tus posibilidades presentándote. Por suerte, los contenidos para enviar suele ser lo mismo en todas, así que tenerlo preparado es imprescindible para avanzar con tu trayectoria artística y no dejarla de lado una vez consigues un trabajo recurrente o fijo. 

Como he mencionado antes, el objetivo es que tu trayectoria artística se convierta en tu fuente de ingresos para poder sustentarte a largo plazo. Siendo así, has de saber que aunque estés en una situación cómoda trabajando en una oficina de 9-5, en algún momento has de poder transicionar a que tus proyectos sean tu actividad principal. ¿Qué pasa si tras adentrarte en muchas convocatorias e intentarlo por tantos medios con tanto esfuerzo, te seleccionan para un pitching en otra ciudad, o una residencia artística de varios meses? Has de lograr conseguir esa flexibilidad para que cuando llegue el momento (muchas veces oportunidades inesperadas dada la alta competitividad), realmente puedas aprovechar la oportunidad. Por ello, has de tener un plan, que puede ser a mayor o a menor largo plazo, pero has de tenerlo. 

Inevitablemente hay un momento de tu trayectoria en el que tu trabajo habitual no será compatible con tu carrera artística, y tendrás que elegir. Creo que es uno de los momentos más difíciles de compatibilizar ambas cosas, justo antes de lanzarte. Tener un plan hace que todo parezca más seguro, dado que has anticipado las dificultades que te pueden venir. Este plan puede ser económico (ahorros), de viajes, de cómo gestionar la vuelta al mercado laboral si no sale bien o si es un impasse con principio y fin, saber en qué punto estás con tus jefes con respecto a las posibilidades que te ofrecen. 

Por último, viendo las trayectorias de directores que han sacado películas de ficción, veo que son pocos quienes tienen la posibilidad de dedicarse exclusivamente a los largometrajes. Por dirigir una película no quiere decir que no vayas a tener que volver a trabajar, lo cual es algo a tener en mente. Parece muy obvio, pero hablando con cineastas parece que tienen el objetivo de hacer un largometraje tan claro que no piensan en que después muy probablemente van a tener que seguir dedicándose a otras actividades. Incluso Bayona, quien muy bien podría vivir sin dirigir nada más que largometrajes de ficción, rueda otras cosas (buscar cita). 

¿Cuál es tu experiencia? ¿Has logrado compatibilizar tu pasión con aquello a lo que te dedicas? ¿Te dedicas exclusivamente a tu vocación? Ponlo en los comentarios.

 
RecursosMarieta CaballeroComentario