¿Cuál es la mejor manera de formarse como cineasta? – Lo que aprendí entrevistando a 10 cineastas

 

¿Cuál es la mejor manera de formarse como cineasta? Traté de responder a esta pregunta y para ello me aventuré a entrevistar a 10 cineastas sobre su experiencia formativa en todas las opciones que se me ocurrieron: estudiar comunicación audiovisual en la universidad, estudiar un grado de cine en la universidad, estudiar en una escuela de cine de titulación propia, estudiar Formación Profesional (realización, producción de eventos y espectáculos, iluminación, sonido, u otra disciplina), optar por estudiar en el extranjero o aprender sin formación reglada y por tus propios medios.

*Si quieres leer más sobre qué has de saber si estudias o quieres estudiar Comunicación Audiovisual, haz click aquí*

Podéis leer las biografías de los perfiles a quiénes entrevisté en www.instintocineasta.com/libro Si lo hacéis veréis que hay una gran variedad no sólo de alternativas de formación, sino de especialidades o ámbitos dentro del mundo del cine: directoras de ficción o de documental, un director de arte, un especialista de efectos especiales, varios compañeros de producción, y un director de fotografía, entre ellos. Todos están teniendo éxito en aquello que se propusieron antes de empezar su formación. (Os recomiendo que las leáis y que les sigáis en sus redes sociales porque son artistas que están constantemente creando e involucrándose en proyectos muy activamente. Algunos son bastante reconocidos por su trabajo y creo que son ejemplos a seguir :) ).

Fotografía de making of del rodaje de mi cortometraje Emotional Disease. Autor de la fotografía: Claudia Gracia

Fotografía de making of del rodaje de mi cortometraje Emotional Disease. Autor de la fotografía: Claudia Gracia

Cómo escogí a quién entrevistar

Para seleccionar a quienes entrevistar, me basé en varios criterios. Uno de ellos es el ya mencionado, que hubiera una representatividad de especialidades dentro de los entrevistados. 

El segundo criterio, de igual importancia, que independientemente del punto de partida en que se encontrasen aprovechasen al máximo las oportunidades que les había dado su elección formativa. Ello conllevaría que eran cineastas con vocación y ganas de aprender, que no se hubieran adentrado en la opción que siguieron por falta de información o porque les tocaba, sino porque consistía de la mejor opción para ellos. Para mí, el éxito personal ha de ser contrastado con el origen y la circunstancia del cineasta, y considerar cómo éstx navegó sus opciones para sacarles el máximo partido. Considero esto ya que los entrevistados estaban en diferentes puntos y circunstancias vitales. Había tanto quienes venían de pueblos o provincias pequeñas, como quienes habían vivido siempre en la ciudad con muchas actividades disponibles; quienes podían pagar la escuela de cine y quienes tenían que hacer un esfuerzo por sufragar sus estudios; quienes comenzaron a rodar desde muy jóvenes y se metieron en escuelas de cine nada más terminar el colegio como los que vieron nacer su vocación tras haber terminado la carrera y haberse puesto a trabajar; quienes tenían clara su especialidad desde el principio (fotografía, dirección, etc.) y quienes no lo supieron hasta que adquirieron experiencia en la profesión. 

Por último, tenían que estar satisfechos con la experiencia que tuvieron o que estuvieran teniendo. Ello no quiere decir que en las entrevistas no aparezcan matices críticos de su experiencia, dado que les pedí que lo contaran tal y como lo habían vivido, pero en general la experiencia debía de ser positiva para ellos. Les pedí que describieran su experiencia indagando en qué se esperaban frente a qué se encontraron, qué era lo mejor y lo peor de su formación, qué opciones ofrece que no ofrezcan otras, y cómo  y a quién recomendaban la experiencia para sacarle el máximo partido. 

***Si quieres leer las entrevistas completas, puedes reservar el libro a través de este enlace***

¿Qué aprendí de sus experiencias?

Cuando uno se adentra a buscar las diferentes opciones que existen para entrar en el mundo del cine, se encuentra con que hay muchísimas. Tras las entrevistas, concluí que aquellos que habían cumplido con los criterios que menciono anteriormente, todos habían tenido éxito. Tenían un objetivo, dedicarse al mundo del cine, aprender a ser cineasta, o similar, y todos lo habían cumplido.

La mejor opción para ti depende de tu circunstancia y de qué quieras conseguir. Por ejemplo, para tener un título universitario, lo mejor es entrar en Comunicación Audiovisual o hacer el grado de cine, pero si lo que quieres es ser un operador de cámara, tu camino más directo está en la Formación Profesional. Algunas de las consideraciones que has de tomar son: 

· ¿Te es importante tener una titulación universitaria?

· ¿Quieres seguir una opción académica?

· ¿Dónde están los mejores profesores para aquello que quieres aprender?

· ¿Te gustaría ser técnico de algo concreto o aún estás descubriendo qué especialidades resuenan más contigo?

· ¿Puedes costear económicamente la opción que te estás planteando? ¿Qué implica que pidas un crédito para estudiar?

· ¿Sabes ya inglés con fluidez? Si tu opción preferida no te ofrece idiomas, apúntate a una academia porque vas a necesitar saber inglés. 

· ¿Te gustaría vivir en tu localidad o no tienes problema en mudarte para estudiar?

Por tanto, has de valorar cada una de ellas con respecto a tu situación. Puede que la mejor opción según tus preferencias sea estudiar en la escuela de cine, pero si al final de tu formación has de haber desembolsado 60.000€ que no tienes, entonces probablemente no es tu mejor opción. 

En mi caso, no tengo formación reglada. Cursé bastantes años de teatro en el Laboratorio de Teatro William Layton de Madrid, un curso de verano de dos semanas en la escuela de cine ECAM, y un curso anual del ayuntamiento de Boadilla del Monte. Por lo demás, organicé eventos de cine para conocer gente, me involucré en proyectos de a quienes conocía allí o les reclutaba en los míos, y busqué todos los recursos que tenía a mi alcance para sacarlos adelante. Creo que mi formación en los cursos fue muy valiosa, pero a partir de cierto momento hay que empezar a moverse y trabajar también fuera de las clases.

Pero aún más importante que las consideraciones técnicas, a un nivel más abstracto, en mi experiencia para formarse en cualquier ámbito no académico lo más práctico es escoger aquella opción que te lleve a participar en proyectos, a conseguir los recursos necesarios para llevarlos a cabo, y compañeros con quienes crecer en comunidad. Es basado en estos aprendizajes que se fundamenta lo que he escrito en mi libro Instinto Cineasta, donde recojo recursos, lugares, trucos y herramientas que a mí me han servido y que considero imprescindibles para adentrarse en el mundo del cine.

¿Cuál ha sido tu experiencia o tu trayectoria hasta ahora? ¿Qué piensas que te ha funcionado? Coméntalo abajo.

 
TrayectoriaMarieta Caballero