Qué necesitas saber antes de empezar Comunicación Audiovisual: 🎥 cómo aprovechar al máximo la carrera

 

Estás considerando estudiar audiovisuales o estar a punto de empezar la carrera porque te apasiona el cine, o te da curiosidad el mundillo de las cámaras y de la comunicación. Te han dicho que para ser cineasta o dedicarte a algo relacionado, tienes que estudiar Comunicación Audiovisual. A lo mejor incluso te has planteado ir a alguna escuela de cine, hasta que has visto los precios y se iba de presupuesto. O tal vez incluso podrías haberlo pagado, pero tus padres quieren que obtengas un título universitario, y después ya veremos. 

Conozco a muy poca gente que se metiera a Comunicación Audiovisual sabiendo en qué consistía la carrera. Muchos terminan decepcionados por la expectativa que tienen de aprender a manejar una cámara o saliendo con una buena base para convertirse en cineasta. La realidad es que la universidad te puede dar muchas oportunidades que no todo el mundo conoce ni sabe explotar. Estudiar Comunicación Audiovisual en la universidad es una oportunidad muy buena si decides aprovecharla al máximo. A continuación, unos consejos sobre cómo sacarle el máximo partido a esta carrera (aunque también se puede aplicar a muchos otros grados), y teniendo en cuenta que es un grado en Comunicación Audiovisual: no es cine, ni una formación profesional de imagen y sonido. 

Sobre todo, recuerda: 

“Cuánto aprendes en la carrera depende en gran parte de ti, no de los profesores ni de tus clases.

Cuando termines de leer, puedes participar de la conversación en los comentarios abajo. ¿Qué cosas me he dejado que te gustaría saber? Si estás estudiando o ya has terminado, ¿qué consejo te hubieras dado al empezar? 

La experiencia universitaria: Comunicación Audiovisual no es la carrera de cine. 🎥❌

En primer lugar, estudiar la carrera de Comunicación Audiovisual te da la oportunidad de vivir una experiencia universitaria, con todo aquello que conlleva, positivo o negativo en función de las expectativas, tu situación personal, y de lo que estés buscando. 

Recibirás una formación principalmente académica: puedes recibir becas del Ministerio de Educación, saldrás con un grado universitario pudiendo acceder a másteres oficiales y (en último término) al doctorado, y beneficiarte de estudiar fuera a través del programa Erasmus y de los convenios que tu universidad tenga. Eso sí, si tu sueño es ser operador de cámara, tu lugar está en una escuela de cine o en programas de formación profesional. Algunos graduados de Comunicación Audiovisual que quieren completar su formación en ese ámbito estudian posteriormente la FP, aunque no es imprescindible. Otro aspecto de la carrera es que tocas diferentes ámbitos y medios: radio, tele, cine, etc. además de complementar la formación con asignaturas transversales como economía, historia, psicología, etc. Un estudiante que le vaya a sacar el máximo partido a la carrera disfrutará de las asignaturas que no son específicas de audiovisuales pero que complementan su formación. 

Encuentra a los profesores mentores 👨‍🏫

Uno de los valores más importantes de la universidad son los profesores. Busca a aquellos profesores que tengan verdadera vocación de enseñar y aprovecha su experiencia y recursos. Normalmente los profesores ofrecen horas de apoyo o consultoría en su despacho. Al menos una vez al trimestre visita a cada uno de los profesores que tengas y muestra interés por trabajar con ellos y conocer las oportunidades que pueden ofrecerte. En algunos casos son jurados en festivales, conocen becas y residencias artísticas, les invitan a congresos, trabajan o tienen contacto con empresas privadas, e incluso en ocasiones instituciones externas les plantean proyectos para colaborar con los alumnos. Si tienes cualquier pregunta, o quieres hacer un proyecto propio y necesitas ayuda, habla con tus profesores: pídeles ayuda, deja que te conozcan y conóceles.

El corcho es tu amigo 👁️‍🗨️

¡¡¡MIRA EL CORCHO!!!!! Hay muchísimas oportunidades.

¡¡¡MIRA EL CORCHO!!!!! Hay muchísimas oportunidades.

Lo más enriquecedor que te puede ofrecer la universidad no son solamente las clases, sino los recursos y actividades que pone en tu mano. Los seminarios, clubes, coloquios, certámenes, programas de mentoring, cursillos, etc. son una gran oportunidad de conocer qué sucede fuera del entorno universitario. También te acercan ponentes reconocidos en su ámbito de diferentes disciplinas, e incluso en ocasiones proyectan estrenos o preestrenos. Dada su variedad, te acerca diferentes perspectivas del cine y del audiovisual de las que tal vez por tu cuenta no te hubieras parado a reflexionar, de otros países, estilos y tendencias. Aunque estemos en la era digital, los corchos físicos que hay por los pasillos tienen información muy interesante de la actualidad de la escuela. 

Uno de los mayores valores de la carrera son los compañeros

🤜🤛

Encontrar a compañeros y hacer amistades que te acompañen en un montón de proyectos locos y que tengan iniciativa, independientemente de los medios de los que dispongáis a vuestro alcance, es uno de los mayores valores que te puede traer la universidad. Un consejo que me dieron que me pareció muy acertado es hacer amigos que sean más mayores que tú, moverte con alumnos de otros cursos que ya hayan recorrido aquello a lo que te enfrentas y te puedan ayudar con información, consejos, o involucrándote en sus proyectos. Otro consejo que me dieron que también me pareció muy bonito, fue

“No hagas contactos, haz amigos”. 


Hay tiempo a lo largo de toda tu trayectoria profesional de hacer un montón de contactos y de conocer a mucha gente que te puede brindar oportunidades laborales. Pero al final quienes te van a ayudar más no serán contactos, sino tus amigos. 

Aprovéchate del material de la universidad 🎥

No tiene fama de ser fácil, tanto en universidades públicas como en algunas privadas, sacar material de la universidad para utilizarlo en proyectos particulares, pero ello no quiere decir que no sea posible. Por un lado, puede que la universidad no tenga un mecanismo claro para prestar el material, y por otro, puede ser que los alumnos no estén aprovechando a hacer proyectos propios durante sus años de estudiantes. En estos casos, me refiero a lo que comentaba sobre ir al despacho de los profesores a preguntar porque en ocasiones son los propios profesores quienes tienen que firmar para dar permiso en préstamos de material. A veces hay un encargado, y hay que hacerse su amigo.

Una amiga mía quiso utilizar el plató de su universidad para hacer unas fotos, y aunque en la jornada de puertas abiertas se lo habían vendido como que podrían utilizarlo para sus propios proyectos, a la hora de la verdad al pedir el plató se encontró con que a los de primer y segundo curso no les prestaban las instalaciones o el material porque teóricamente no estaban formados todavía para utilizarlo. Hablando con el responsable, y comentándole el proyecto que quería hacer mi amiga, consiguió que se lo dejasen. También puedes firmar una colaboración con la universidad de modo que en los créditos de tu proyecto aparezca la institución como que lo han apoyado. Hay que ser creativos e insistir, pero lo puedes conseguir. Todo consiste en el acuerdo que a nivel particular, de no estar ya institucionalizado el proceso, puedas llegar con la universidad. 

La delegación de estudiantes 👩‍🎓👨‍🎓

Cuando hay un grupo de estudiantes, los delegados, que son activos, todo el mundo gana. Conocer cómo funcionan los procesos de toma de decisiones en la universidad y saber con quién has de hablar para proponer actividades o pedir permiso para algo (que cambien el horario de un examen, convalidar prácticas, etc.), te da mayor libertad a la hora de aprovechar los recursos que tiene la escuela. Los delegados son una herramienta de comunicación muy potente para promover los intereses de los alumnos, tanto a nivel logístico como a conseguir oportunidades de sacar rendimiento a la experiencia universitaria. Suele ser a principio de curso que se presentan los delegados y se votan. En este caso, es muy importante votar y después conocer en persona a quién ha sido elegido para saber a quién se le ha de transmitir la información que quieres que llegue por los cauces administrativos. A final de semestre, sino también durante, los delegados se reúnen para transmitir lo que opinan en general los alumnos del grado. El poder está en tus manos y depende de ti cómo y cuánto vayas a aprovecharlo. 


Aviso legal: cuidado con la propiedad intelectual de tus proyectos ⚖️

Esto es muy, muy, muy importante, especialmente para las escuelas o universidades privadas, pero sobre todo para las públicas: hay que tener mucho cuidado con respecto a quién pertenece la propiedad intelectual de aquello que desarrollas en el seno de la universidad, incluido el TFG (trabajo de fin de grado). Tienes que preguntar bajo qué condiciones estás desarrollando tus trabajos. No es la primera vez que escucho un caso de alguien que ha desarrollado un guión, o una biblia de una serie, y que luego un profesor se lo ha llevado a la tele. Cuando ha querido reclamar, al ser un trabajo de clase, la universidad ha alegado que es su propiedad, porque el alumno lo ha podido desarrollar gracias al know-how de la misma, es decir, gracias al profesor. Lo mismo sucede con cortometrajes que han recibido apoyo de la escuela: hay que tener claro qué pasa con los premios económicos y no económicos que gane el estudiante si introduce la obra en festivales. Infórmate muy bien porque esto varía de institución en institución, y no te quieres llevar una mala sorpresa. 


Apúntate a concursos para estudiantes 🏆

Durante el periodo en que eres estudiante, tienes una ventaja de exclusividad de participación en ciertos programas de estudiantes a los que no se pueden presentar graduados. Por lo tanto, aprovecha bien durante los años de carrera a presentar tus obras a estos concursos, que muchas veces son interuniversitarias o intrauniversitarias, y en donde es más fácil por lo general ganar y conseguir premios y reconocimientos dado que compites contra otros estudiantes. Al dejar de ser estudiante, las posibilidades se reducen. Si bien puedes inscribirte en concursos para jóvenes, aquellos que no son restringidos a estudiantes suelen contar con más competitividad. Los premios muchas veces no son económicos, pero en ocasiones ofrecen cheques para alquilar material en alguna casa de alquiler u otros premios, aunque el mero reconocimiento ya supone algo valioso a reflejar en tu currículum. 

Plantéate estudiar una temporada en el extranjero ✈️

Una de las ventajas que ofrece la experiencia universitaria es estudiar fuera de España a través de la beca Erasmus u otros convenios. Si puedes permitírtelo te recomiendo que aproveches la oportunidad de conocer otra cultura, otras escuelas, otros idiomas, y otras clases. Es importantísimo planearlo con mucha antelación. Si te quieres ir en tercero, a finales de primero de carrera ya tienes que empezar a informarte de los trámites. Según el convenio, te pueden pedir certificados de nivel de idiomas que no conviene dejar para el último momento, y según el país al que vayas, en ocasiones la fecha de matriculación cierra con anterioridad a la general. Infórmate muy bien con antelación para facilitar y maximizar tus posibilidades.

Los descuentos 🤑

Lleva tu carné de estudiante siempre contigo. Pregunta qué derechos a descuentos tienes en instituciones culturales, alquiler de material, cines, talleres, etc. A veces las universidades tienen acuerdos con instituciones para conseguir material más barato, acceder a inscripciones de cursos con antelación, acceder a fondos y materiales exclusivos, etc. Habla con compañeros, pregunta en administración, e infórmate de todas las ventajas que te da ser estudiante.

Las prácticas: búscalas desde el primer día 👔

Casi todas las universidades tienen una oficina de prácticas para introducirte en el mercado laboral. Lo ideal es comenzar a hacer prácticas desde el principio, aunque muchas universidades restringen el acceso oficial a las prácticas hasta que llevas la mitad de los créditos cursados. Las universidades tienen un listado de prácticas a donde acuden empresas para ofrecer la oportunidad a los alumnos de ser becarios. También hay ferias de empleo y orientación laboral: te ayudan a elaborar tu currículum, a conseguir recursos donde buscar empleo, etc. Normalmente las prácticas más jugosas suelen volar, y en ocasiones no es la universidad quien te busca las prácticas sino que te las tienes que buscar tú mismo. Comenzar a buscar prácticas lo debes hacer desde el primer curso, independientemente de si luego no te lo convalidan como créditos. Toda experiencia profesional te va a aportar en tu aprendizaje y no es obligatorio ir a través de una universidad para ser becario en alguna empresa. 

Las notas sólo importan si necesitas becas 🎓

En mi opinión, las notas representan sólo una fracción de lo que son los resultados académicos: lo que has aprendido, los recursos que has descubierto,  los proyectos en los que te has involucrado, o los buenos compañeros que has conocido son en realidad lo que va a marcar la diferencia entre tener una experiencia universitaria pasable o excelente. Un motivo por el que pueden ser útiles las notas son de cara a becas para formación posterior. Normalmente en el sector audiovisual es muy raro que te pidan conocer tu puntuación académica y no suele marcar diferencia, a menos que tus notas sean excelentes. Por otro lado, que las notas no sean importantes no quiere decir que no sea importante asistir a todas las clases y aprovecharlas. 

¿Qué cosas me he dejado que te gustaría saber?

Si estás estudiando o ya has terminado, ¿qué consejo te hubieras dado al empezar? Sigue la conversación en los comentarios abajo.

Para encontrar muchos más trucos, recursos y herramientas para lanzar tu carrera de cineasta, suscríbete. 

Agradecimientos a Ander Alvarado y David Cardona por leerlo el artículo y darme vuestra opinión.